Tenku no Shiro Laputa – Laputa, el Castillo en el Cielo

Laputa, el Castillo en el Cielo
(“Tenkuu no Shiru Laputa”)

Estreno en Japón: Agosto 2 de 1986
Dirigida por Hayao Miyazaki

La historia

Nos encontramos en un mundo que podría ser la Tierra a finales del S. XIX o principios del S. XX, en donde la tecnología generada por la revolución industrial empieza a desarrollarse.

Una noche cualquiera, unos piratas aéreos comandados por la veterana capitana Dola atacan una aeronave en la que se movilizan el misterioso Muska y una niña llamada Sheeta, quien por accidente cae inconsciente hacia la tierra. Antes de estrellarse contra el suelo, el collar de Sheeta empieza a brillar y le permite aterrizar suavemente en los brazos de un niño llamado Pazu, quien le da posada mientras se recupera.

Al día siguiente los piratas intentan capturar a Sheeta, y empieza una persecución a la que se unirán las fuerzas de Muska. Finalmente, Sheeta y Pazu son capturados y encerrados bajo el cuidado de Muska en una fortaleza militar. Allí, Muska revela su secreto: él está en busca de la legendaria isla flotante de Laputa. Muska descubre que Sheeta está muy relacionada con esa isla flotante, e intenta forzarla para que le diga los secretos de la isla; de ese modo aspira a convertirse en la persona que controle la poderosa tecnología mágica de la isla.

Muska libera a Pazu, quien de regreso a su hogar se encuentra con los piratas aéreos. Pazu se une a ellos y juntos buscan la manera de liberar a Sheeta para evitar que el poder de Laputa caiga en manos equivocadas. Así se empieza a solucionar la historia que en su clímax está llena de drama, magia, y situaciones que le permiten a los personajes aprender sobre sí mismos y sobre las acciones que realizan.

Personajes

Sheeta
Su nombre completo es Lusheeta Toelle Ul Laputa, ella es el personaje central de la película, y posee la clave de la isla flotante. Usa un collar que es una piedra de levitación. Sheeta es una niña callada, gentil y tierna; sin embargo, crece interiormente y se hace fuerte al enfrentar los eventos que la rodean.

Pazu
Al igual que Sheeta, Pazu es huérfano. Pazu quiere continuar el sueño de su padre: redescubrir la isla flotante de Laputa, y para esto se esfuerza construyendo un avión que le permita volar hasta ella. Al conocer a Sheeta decide ayudarla y protegerla, lo cual hace que nazca una profunda amistad entre ambos. Pazu sigue fielmente las ordenes de su jefe, pero hacia el final de la película vemos cómo aprende a tomar decisiones por sí mismo, lo cual le permite crecer.

Muska
Su nombre completo es Romuska Paru Ul Laputa. Al igual que Sheeta, Muska es un descendiente de los Laputianos, y ha pasado su vida buscando la isla flotante, para lo cual se ha aliado con los militares y el gobierno. Es un hombre egoísta, cruel, e insensible que sólo busca su satisfacción personal. No le importa pasar por encima de los demás, ni el precio que haya que pagar por lograr su objetivo.

Dola
Es la capitana de los piratas. Una mujer mayor, pero muy vital y de fuerte carácter determinada a seguir su objetivo. A pesar de su aparente rudeza, Dola es una mujer sensible y comprensiva. En un principio se alía con el gobierno para capturar a Sheeta, pero al descubrir las verdaderas intenciones de la gente que busca la piedra de levitación decide protegerla a ella y a Pazu.

El Abuelo
Es el jefe de ingenieros de la nave comandada por Dola. Es un hombre mayor que sabe entender las ordenes de su capitana ya que la conoce bien por los años que han pasado juntos (desde la muerte del esposo de Dola). Es un trabajador incansable y le gusta jugar ajedrez.

Apreciación

En Castillo en el Cielo asistimos a una presentación de poco más de dos horas en la que Miyazaki evidencia su gusto por crear obras que se acerquen a la gente para que de esta manera el mensaje sea captado con mayor facilidad, pero sin renunciar a la parte fantástica y lúdica que proporcionan los eventos mágicos y sorprendentes. De este modo, vemos cómo esta historia (original de Hayao Miyazaki) nos transporta a un escenario en donde, según sus propias palabras, “se involucran descubrimientos y encuentros maravillosos… en una historia que trae un mensaje de esperanza”.

Castillo en el Cielo es una reflexión sobre el paso de la niñez a la adultez, sobre el despertar a nuestro papel en la sociedad. Los jóvenes personajes que se ven envueltos en situaciones que pueden definir su vida futura deben tomar decisiones trascendentales para ellos mismos y las personas que los rodean. Enfrentarse a tal responsabilidad no suele ser fácil, y la compañía de personas sabias (representadas en Dola y en el Abuelo) que ya han pasado por eso hacen que la transición sea abordada en los mejores términos posibles.

La película también nos muestra el valor de luchar por los propios ideales, y cómo la pureza de nuestros sentimientos le da fuerza a nuestra búsqueda. Tanto la búsqueda de Pazu (redescubrir la isla flotante) como la de Sheeta (encontrar su lugar en el mundo) se complementan dados los corazones de los dos niños; también se oponen al deseo egoísta y maligno de Muska, cuya desmedida ambición trae como resultado la pérdida justamente de aquello que tanto desea.

La piedra de levitación en Laputa no es sólo un objeto mágico cualquiera, sino que es un objeto receptivo a la energía de su usuario. Entre más puro y sincero sea el deseo de su portador, mayores serán los beneficios de usarlo. Del mismo modo, el mal uso que se haga de la piedra puede ocasionar la destrucción. Esta es una hermosa metáfora que nos permite comprender cómo las herramientas que usamos para nuestros propósitos (ya sean objetos físicos o ideologías) pueden tomar la fuerza de nuestras intenciones para llevarlas a cabo. También nos lleva a entender que las herramientas no son el fin en sí mismo, sino un medio apenas por el cual podemos aproximarnos a nuestro destino, una vez allí ya depende de nosotros y nuestra fuerza interior el lograr nuestro objetivo.

El otro mensaje de Laputa se desprende de la tradición oriental de “entender lo que no está en el cuadro”. La película nos muestra “lo que hay”, pero al pensar en lo que está ausente podemos comprender el valor de lo que falta. Hay unas hermosas escenas de la deshabitada Laputa en donde solo hay robots oxidados y naturaleza salvaje, pero no hay personas: los laputianos que alguna vez habitaron la isla flotante ya no están y el silencio que ahora lo llena todo en el sitio es evidencia de la fragilidad de las personas y lo efímero de su existencia. Si bien hay testimonios físicos de los laputianos, los gentiles robots son incapaces de continuar el legado de las personas que los construyeron y de llenar su vacío. Una gran fortaleza como lo es Laputa no puede funcionar adecuadamente sin las personas que la construyeron, del mismo modo que el planeta Tierra necesita de nuestra existencia para ser mejor. Y sin embargo, los laputianos acabaron víctimas de la tecnología que ellos mismos habían creado y resignaron su destino a las prótesis mecánicas para que se encargaran de la isla. La advertencia que nos dirige Miyazaki es clara: confiar nuestro destino a un mundo tecnocrático sin preocuparnos por cultivarlo con nuestro corazón y nuestra fantasía resultará en un mundo vacío que no podremos disfrutar y que inevitablemente se perderá en el vacío de los sueños sin cumplir.

La esperanza radica en que las personas jóvenes comprendan que la fortaleza de su espíritu y la validez de sus sueños es la clave para enriquecer el mundo que ya se nos ha dado en custodia y para evitar el abismo hacia el cual las malas decisiones del pasado nos puedan empujar.

Trivia sobre Laputa

Laputa es el nombre de una isla flotante en “Los Viajes de Gulliver”.

Aunque se sabe que Jhonatan Swift bautizó a la isla voladora con una palabra fuerte tomada del español, aún es tema de debate si Miyazaki era conciente de esto. Para evitar connotaciones equivocadas, es usual pronunciar el nombre de la Isla Flotante como “lá-piu-ta”, “la-piú-ta”, “lá-pu-ta”, o “ra-piu-ta” (esta tercera opción considerando que el idioma Japonés no distingue entre la “L” y la “R”). Recientes distribuciones internacionales de esta película han solucionado el problema acortando el título y dejándolo simplemente como “El Castillo en el Cielo”.

En 1999 Disney le pidió a Joe Hisaishi que compusiera de nuevo la banda sonora de la película para extenderla, considerando que el publico norteamericano estaría más a gusto si hubiera más musicalización incidental, como es costumbre en las películas occidentales (tanto animadas como de acción real). Originalmente la música en Laputa ocupaba cerca de una hora, y había largos tramos de la historia (hasta 7 minutos) sin música. Joe Hisaishi acometió la tarea de re-componer la música 13 años después de haber hecho el trabajo original, y lo hizo de tal manera que hasta el mismo Miyazaki quedó satisfecho con el resultado, ya que le dio más fuerza dramática a ciertas escenas antes silenciosas.

Dola es uno de los personajes de personalidad más fuerte que hayan aparecido en las obras de Ghibli. Según el hermano de Hayao, Dola refleja de manera bastante fiel el carácter de la madre de los Miyazaki.

En casa del jefe de Pazu se puede ver (durante un par de segundos) un afiche que recuerda los afiches socialistas de mediados del siglo XX.

En los jardines de Laputa se pueden ver ardillas-zorro corriendo libremente. Una ardilla-zorro ya había aparecido anteriormente en la primera película de Ghibli como la mascota de la Princesa Nausicaa. Como se verá en películas posteriores, Ghibli tiende a poner con frecuencia referencias visuales y homenajes a otras obras del estudio.


Fin del archivo

Documento preparado por Rubén Andrés Martínez Arias
rubenandres77@hotmail.com / ruben77@gmail.com
Bogotá D.C. 2006 – 2009
El texto es propiedad intelectual de Rubén Andrés Martínez Arias,
y no puede ser reproducido en otros sitios web o por otros medios sin su permiso
Autorizada la publicación y reproducción para para Spooky House:

https://spookyhouse.wordpress.com

y
http://www.spookyhouse.co.nr
Las imágenes usadas en este archivo son y permanecen propiedad de sus respectivos autores y/o licenciatarios y han sido usadas aquí sin ánimo de lucro y sólo con fines educativos y de difusión.

2 comentarios to “Tenku no Shiro Laputa – Laputa, el Castillo en el Cielo”

  1. jose del c.ventura Says:

    la pelicula es muy buena tanto que esta puedo jurar que no me cansaria la veria la veria una y otra vez cuantas veces me fuera pocible no conciderando que tambien soy un fanatico de las caricaturas je je, esta es una de las mejores que he visto. “IN LAA””KECH” hasta proto vay.

  2. Alba-Otaku-n.n Says:

    Esa pelicula es genial. Me encanta. Una de mis favoritas del estudio Ghibli. Y eso q e visto todas. xD I love’it. Parapapapa! xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: